¿Por qué Yoga en la Luna?

¿Por qué no?… Eso es lo primero que se me viene a la cabeza, jeje… Pero en realidad, no es la respuesta que quiero darte…

Mi afición por la astrología y mi constancia en el yoga, llegaron casi de la mano. Las estudiaba en lugares distintos, pero algo me hizo conectarlas, cuanto más aprendía de ambas disciplinas, más quería saber… Una de las frases qué mas resuenan en mi cabeza cuando pienso en yoga es “cada día es diferente”, y aunque creo que es una realidad como un templo, me preguntaba: ¿Por qué?

La astrología no da respuesta a todas mis preguntas y mucho menos soluciones a todos nuestros problemas, pero sí que creo que nos puede orientar de por dónde van los tiros. Sin tratar de convencer a nadie del efecto de los planetas o astros en nosotros, me gustaría que reflexionáramos algo…

“Si la luna es capaz de hacer que las mareas suben o bajen, y nosotros como seres humanos, somos agua en una alta proporción… ¿Cómo no va a afectarnos la luna?” Sin más… yo no necesito más evidencia científica para ver que “algo pasa ahí…

Con la practica grupal, me di cuenta de que había días que llegábamos a clase y casi todos estábamos muy cansados… ¿Por qué? ¿Por qué todos en un mismo día? Evidentemente esto no ocurría siempre, ni siempre a los mismos porque cada uno tenemos una vida y unos hábitos fuera de la esterilla diferentes, pero algo me hizo “clik”

Poco a poco me fui interesando más por la luna y comencé a investigar sobre la ella y sus fases. Observé lo fascinantes que son sus ciclos: luna nueva, creciente, llena y menguante… y vuelta a empezar. Si te fijas, el tema de los ciclos es recurrente en nuestra existencia… Además de en la luna están el día y noche, las estaciones, el periodo de las mujeres, la vida y la muerte … Todo está continuamente empezando, terminando y volviendo a empezar en perfecta sincronía…

Así que, atando cabos y tratando de dar forma a mi enseñanza de yoga, quise recoger y combinar todo esto es mis clases de yoga.

¿Quieres saber más sobre yoga  la luna? Tendrás que esperar al próximo capítulo 😉

Mientras tanto, te invito a que observes tú también los ciclos de la naturaleza, los de la luna y los tuyos propios y te dejes maravillar por la sencillez que escoden 😊

Si no quieres esperar, también puedes contactarme y probar una clase con nosotros, ¿a qué esperas?

Un abrazo,

Sara