Muchas gracias por tu donativo

¡Bienvenido a Yoga en la Luna, bienvenido a casa, encantada de conocerte! No sé cómo de bien te conocerás tú, pero yo me conozco lo suficiente para saber que este no va a ser el típico blog que alimente cada día, ni cada semana… (Por eso tampoco te daré el tostón cada dos por tres, jeje, algo bueno tenía que tener, ¿no? )

Según las reglas no escritas del marketing digital (o tal vez sí que lo estén, pero o no las he leído, o he oído campanas, pero no sé dónde…), ¡esto es lo peor que puedo hacer si tengo un blog… OMG! Al parecer, no escribir regularmente no me dará visibilidad, ¡socorro! ¡Seguiré siendo invisible! :/ … Ji,ji,ji (risa maligna)

Sin embargo, prefiero que este sea un espacio donde reflexionar y compartir cuando me apetezca y que no se convierta en una obligación… Sin presiones, porque si hay algo que he aprendido con el yoga, es que me suele funcionar mejor el dejar que las cosas fluyan a su ritmo, sin forzar… Preparas el terreno, siembras, riegas y con calma, dejas que todo vaya floreciendo…  Eso sí, hay que estar presente, porque si no, no existes, ¡¡garantizado!! Pero como quiero que tú si que existas, si estás por ahí leyendo, y algo de todo esto te ha hecho sonreír un poquito (aunque sólo sea un poquito), dime hola, «porfa», ¡quiero conocerte!

Así que esperemos que sea capaz de mantener la constancia necesaria para seguir estos pasos, porque si no, si no hay trabajo de por medio, seguro que nada fluye, jeje… Eso también es algo que he aprendido del yoga:

Si no haces nada, nada cambia, y la constancia, ¡lo cambia todo!

De momento, te doy la bienvenida a mi espacio, a Yoga en la Luna, tu espacio, a tu casa… Respira profundamente, ¡ya has llegado! ¡Wellcome!

Namasté & Un abrazote,

Sara

P.S. 1. Si quieres saber más sobre mi, ¡puedes bichear por la web o preguntarme directamente! Merci 😉

P.D. 2. Me encantan las «Post Datas», jeje, esto no acaba aquí…

P.D. 3. Mi parte favorita de este proyecto es el yoga Nidra, hazte un regalo y escucha alguna de mis sesiones de Yoga nidra en Spotify o iVoox!

P.D. 4. El plato fuerte lo dejo para otro día, pero te adelanto que pronto escribiré más sobre el nombre de la web: Yoga en la Luna